Category Archives: Uncategorized

¿GRAN MUSEO? O… ELEFANTE BLANCO…

ImagenImagen

 Así que ven, éste es el tronco de una ceiba. De la fronda mejor ni hablar. El caso es que llegamos puntuales a nuestra última visita, nuestro curso vivo de cultura, que nos congrega a un par de veintenas entusiasmadas y deseosas de aprender, observar, escuchar y conocer lo que nuestra ciudad nos ofrece en materia de libros, teatro, cine, pintura, música y ese aspecto cultural que la mayoría nos tomamos a la ligera desde nuestros primeros años en la escuela hasta nuestros días de temprana juventud: los museos, esos repositorios del pasado antiguo, del pasado reciente y, según quieren decirnos algunos funcionarios, del “primer paso de nuestro futuro”, como señaló el flamante titular de la Secretaría de la Cultura y las Artes el Día Internacional de los Museos hace unos días.

Pero no es igual ir de solitario, o en una gruesa y desordenada fila de chamacos ruidosos y juguetones, que ir, como lo hacemos ahora, a conocer lo que algunos ni siquiera sospechábamos. Ir como grupo especial recibido con toda afabilidad por el Coordinador de Salas del GMMM.

Somos guiados hasta una pequeña sala oscura donde vemos una proyección que nos habla del universo, de nuestro planeta, donde todos levantamos la vista hacia la cúpula para ver y oír lo insondable. Nos dejamos envolver por una atmósfera un poco siniestra: Armagedón. ¿Es el comienzo o el fin de una era? Es el amanecer hace 65 millones de años. El viaje nos lleva al interior de un nautilo. Nos hablan de cataclismos en la tierra, del meteorito de Chicxulub, de los cuatro jinetes del Apocalipsis; nos muestran una cita de Einstein que habla de milagros…del dramatismo que encierra imaginar cómo desaparecieron los dinosaurios y como comenzó el nuevo amanecer.

ImagenImagen

Y así, envueltos en ese halo de magia y de misterio (magia tecnológica y textos que nos llevan a preguntarnos ¿de quién es el guion?) Pasamos a la sala temporal y sí, por qué no admitirlo, comienza nuestra fascinación al recorrer con los pies y con la vista un espacio con hallazgos, réplicas (es difícil distinguirlos a veces), al tiempo en que escuchamos las explicaciones del antropólogo a cargo de las salas, quien nos habla de la península que surgió del mar, y de que por eso esta bendita tierra que pisamos es muy joven.

En esta primera sala nos deslumbra una figura… ¿maya? No, de Indonesia…pero para el caso, todo a nosotros nos resulta exótico, exógeno, excéntrico, vamos, hasta la magnífica colección de insectos grandes, brillantes, tornasolados y transparentes, que así se ven preciosos…disecaditos, fijos y guardados en cajas de cristal para su exhibición y para ser admirados de lejitos.

“En mi patio vi uno el otro día”, nos dice una compañera, cuando juntos admiramos a través del cristal a los más extraños e increíblemente bellos bicharracos.

ImagenImagen

¿Así de grandote? Le preguntamos. No tanto, más chiquito… ¿Así de ese mismo color tornasolado? Igualito, nos dijo.

¡Uay! ¿Ya vieron ese alacrán? Ese no es cualquier alacrán, es tremendo escorpión. ¿Se imaginan una picada de eso? No la cuentas, te mueres en grande porque está gigante…

Los hay de todos tamaños y colores, qué generosa es la tierra, cómo pudo dotar a seres tan repugnantes de esa belleza de formas y colores.

Wow…mariposas, catarinas, escarabajos, todo colosal, la vida en el planeta era más exuberante, no como ahora, que todo se extingue.

Tal vez nuestra fascinación es exagerada o bien tan grande como para concentrarnos en lo que estamos viviendo al encontrarnos en el interior del edificio del museo que ha suscitado tantas controversias y ha dado tanto de qué hablar, casi siempre en tonos exaltados por la legendaria desconfianza y la duda ciudadana. Qué fines aviesos llevaron a la construcción de este…cómo decirlo…monumental desplante de poder y de magnificencia, extraña conjunción del talento de jóvenes arquitectos orgullosamente yucatecos, como nos dice nada menos que la mera directora del GMMM, la Dra. Rosalba Robles, en su bien articulado discurso y grata presencia como anfitriona del lugar: “leyendas o mitos urbanos”, nos decía a cada alusión a todas las habladurías acerca de cómo se hicieron de los acervos del museo…de cómo saquearon otros museos, principalmente el antiquísimo Palacio Cantón. Eso no lo sabemos ni lo sabremos nunca. Ni si son, en efecto, solo leyendas o mitos.

Lo cierto es que el amable antropólogo coordinador de salas responde, ante nuestra perplejidad al ver la cantidad de espacios impresionantemente grandes, y aparentemente desperdiciados (parecen helipuertos, bunkers, sitios de churro de ciencia ficción, a los que se tiene pensado darles uso: son salas útiles, transformables, espacios muy solicitados. Hay muchos planes para el uso en el futuro de estos espacios, para realizar muchas otras actividades.

La directora habla de sacar el museo a la calle, a las poblaciones, acercarse a la gente; habla también de que buscan la fórmula para convertir el museo en un instrumento educativo –como debe ser todo museo, y que pese a que no es rentable, nos dice convencida, como curándose en salud, nos habla de datos elementales como los horarios, cuánto cuesta la entrada, de la situación jurídica del Museo, de que se rentan los espacios, de que las escuelas del interior del estado entran gratis. Se queja de que la Secretaría de Educación mande a los alumnos de mejores promedios cuando son los “burros” quienes tendrían que ir a aprender.

Habla también de que se necesita un patronato, formar lo que se conoce en todo patronato de orquestas y museos como los Amigos del Museo. Nos habla de los premios que el Museo ha obtenido: Cemex, Miguel Covarrubias y otros. Dice que el Museo tiene sólo 20 empleados, pero nosotros vemos más: vemos muchos guardias de seguridad, o cuidadores habilitados como polis que nos siguen muy de cerca para que no hagamos tonterías como tocar lo que no debemos, acercarnos demasiado, tomar fotos con flash.

Cuando se le cuestiona acerca del saqueo del Palacio Cantón afirma que éste no tiene condiciones ni espaciales ni de mantenimiento ni de almacenaje, mucho menos de restauración y conservación. Añade que las bodegas tenían material que nunca había salido de ahí desde que fue resguardado.

Nos revela que en el interior del estado los museos comunitarios u otros baluartes históricos están en ruinas. Eso lo sabemos. Motul es uno de ellos. La casa de la familia Carrillo Puerto abandonada, cayéndose. Repite lugares comunes: anarquía administrativa, falta de legislación, lastre cultural, falta de métodos y estrategias para la obtención de recursos.

Cita también el estado lamentable del edificio del Macay. En efecto, el ex Palacio del Arzobispado se está cayendo por falta de mantenimiento, falta de políticas de restauración y conservación.

ImagenImagen

En fin, todo este discurso bien articulado de la directora nos devuelve a la tierra, a los asuntos cotidianos, a la realidad; digamos que logramos olvidar los menesteres prácticos de allá afuera mientras recorremos las salas con sus maravillosas piezas. No dejamos de sentir un júbilo distinto cuando vemos las estilizaciones y conceptualizaciones modernas de lo antiguo en estrecha convivencia con lo nuevo: los pisos de mosaicos, como en casa de la abuelita de Erik, nuestro compañero que se admira del tapete floral pero geométrico, “computarizado” de los mosaicos originales. Opinamos algunos que hubiera sido más meritorio no sólo recrear un estilo, sino llevar, como parte del acervo, un piso floral de mosaicos restaurados e implantados allí, en ese fragmento destinado a mostrar ese estilo tan peculiar de elementos en las típicas viviendas yucatecas antiguas.

Cuando salimos de las salas de arqueología, nos adentramos en salas de otros periodos, coloniales y contemporáneos, Esa parte nos seduce por completo. Las imágenes viejas de iconografía católica son realmente suculentas. Llenas del candor de los fieles y los píos del siglo XIX (uno pensaría que son más antiguos, pero no). Antonio de Padua, Francisco de Asís, Jesusitos, Inmaculadas, sobre todo esa imagen de bulto, esa virgen inmaculada con su terno y sus mejillas con colorete, sus angelitos rechonchos revoloteándole los bajos del fustán, encajes envolviéndola, sus manos en delicada postura…¿será ésta la Inmaculada de la que escribe Juan García Ponce? En lo absoluto, aunque en el nombre reside toda la inocente y pecaminosa paradoja.

Bella es la cantidad de objetos, representaciones, maquetas empotradas en el piso con cubiertas de acrílico… ¿o es vidrio? Da miedo pisarlas. Para eso están hechas, nos dice el antropólogo coordinador. Hay techos de palma, albarraditas simuladas, calabazos, réplicas llenas de gracia.

Es muy atractivo el museo, no cabe duda. Pero sí mueve a reflexión. ¿Cómo se pensó? ¿Cómo se repartieron el pastel? ¿Cómo licitaron la construcción del monumental edificio? ¿Quiénes son el Grupo Hermes que aparece en la placa conmemorativa de inauguración? ¿Quiénes son los grandes inversionistas y sus grandes capitales que hicieron esta mole? ¿Podría hacerse un esquema de la dinámica de capitales que dieron vida a este magno proyecto con toda la transparencia y tranquilidad de conciencia que caracterizaron algunas de las grandes empresas arquitectónicas que dieron fisonomía e hicieron de este país un país grande y admirado?

¿Realmente el Instituto de Historia y Museos de Yucatán cumplirá con sus propósitos? ¿Cuáles son esos verdaderos propósitos? Dice el Mtro. Roger Metri que el Gran Museo del Mundo Maya “está llamado, desde su concepción, a ser el museo de referencia en México y el mundo…”, (aquí está el error fundamental, desde su nombre que debería ser el Museo del Gran Mundo Maya, en todo caso, para jerarquizar ética e históricamente como corresponde, lo que es realmente grandioso, no sólo grande de tamaño y pretensión, el mundo maya, no el museo que lo contiene. Es decir, la grandeza está en el pueblo maya, no en el edificio que alberga sus tesoros y su legado. ¿No lo creen así?

Sin duda, ésta es una de las más ilustrativas visitas que hemos tenido la oportunidad de realizar en esta aventura de nuestro Diplomado.

Imagen

 En una noche estática, una pequeña mata compite con la fronda de la ceiba.

En una noche con vientos huracanados. Ojalá que las ramas de la fronda los resista.

Trabajo del Equipo # 4 conformado por | Milton Acereto  / Silvia Cahuich Núñez / Juan Carlos Durán / Zulai Marcela Fuentes / Víctor González Pérez / Erik Lavadores May / Irving Peraza.

 

 

Advertisements

Una industria cultural que pretende romper paradigmas: Gran Museo del Mundo Maya de Mérida.

IMG_1002

Oscar Gonzáles, Coordinador de Guías del Museo, explicando al grupo del Diplomado en Gestión y Marketing Cultural la exposición presentada en la primera sala.

Llegamos con grandes expectativas y a la vez con una carga de dudas y prejuicios, debido a que, desde la construcción del Museo, hasta su actual administración y funcionamiento, han causado mucha polémica en numerosos sectores de la población de Mérida.

La sofisticada arquitectura de este enorme edificio se fundamentó en la cosmogonía maya, equiparable a una ceiba, árbol sagrado de los mayas, que en su estructura alberga el inframundo en sus raíces, los siete cielos en  sus ramas y la tierra en medio, por donde pasa el tronco. Así toda la planta baja del museo representa el  nivel subterráneo, una gran nave ovalada sobresale en las alturas representando la copa de la ceiba, sostenida por una torre que representa el gran tronco que comunica los dos niveles.

Fuimos recibidos por Óscar González, Coordinador de Guías del Museo, quien nos explicó que este Centro Cultural tiene como propósito la generación de espectadores activos, por lo cual la museología y la museografía son de vanguardia, encaminadas a la Observación, la Reflexión, y la Inmersión, en dos zonas: la primera de exposiciones temporales (ahora ocupada por “Chicxulub, el fin de los dinosaurios”, que recibió el Premio Nacional Miguel Covarrubias, del INAH) y la segunda, permanente, dedicada a la Cultura Maya, ambas de carácter interactivo.

IMG_0985

Luego de ver un video breve, acerca de la extinción de los dinosaurios, en una sala que representa, por dentro, el interior de un caracol nautilus, y por fuera el meteorito que cayó hace 65 millones de años en la zona de Chicxulub, pasamos a la 1era. Sala, dividida en seis sectores: “Armagedon: el momento del impacto”, “Polvo de estrellas”, “Vida, la gran pregunta”, “Escrito en piedra”, “En busca de un cráter” y “Nuestra era”. Allí se exponen litografías originales, hechas desde el Siglo XVI hasta el XIX, fósiles, esculturas de esqueletos de dinosaurios, pantallas con videos, fotografías de gran formato, fósiles reales y reproducciones.

IMG_0997

Posteriormente pasamos a la Sala permanente, que parte de los mayas de hoy en día. Nos dieron la bienvenida en lengua maya, y nos explicaron que pretenden llegar a tres bloques de público: los maya hablantes, los locales y nacionales, y los extranjeros. Todas las cédulas están escritas en maya, en español y en inglés.  Seguimos nuestro recorrido, pasando por la cultura de los mayas en relación a la conquista y el mestizaje, y terminamos en los mayas ancestrales.

Como colofón de nuestra visita, nos reunimos con la Directora de esta industria cultural, Rosalba Robles Vessi.

Nos aclaró que, más que un Museo, el edificio es un Centro de Difusión cultural, inaugurado parcialmente en septiembre de 2012, y completo el 21 de diciembre de ese año. Contiene, además de las salas de exhibición, salas de conferencias y encuentros, la Sala Mayamax con mega-pantalla y escenario, con capacidad para 360 espectadores, zonas para actividades infantiles, etc. Es sede del Festival Internacional de la Cultura Maya (que este año, entre el 17 y el 26 de octubre, tendrá su tercera emisión), y de las oficinas centrales del Instituto de Historia y Museos del Gobierno del Estado, creado en 2013.

El Museo ha tenido una afluencia, en un año y cinco meses de vida, de aproximadamente 200.000 visitantes que pasaron por taquilla, y 670 escuelas. Estas son cifras que pueden considerarse exitosas, pero saben que hay mucho por hacer y mejorar, sobre todo, hacia el uso del Museo como herramienta educativa-y gozosa- para niños y jóvenes.

Nos dijo que, como toda empresa cultural naciente, no es autosustentable. Fue edificada con capital privado, en un sistema de colaboración con el gobierno (PPS Proyecto de Participación Social), que consiste en que, durante 20 años, la empresa que construyó es dueña del edificio y se encarga de su mantenimiento (y del pago al personal de mantenimiento y de seguridad). El gobierno de Yucatán se encarga del pago a todos los trabajadores (aproximadamente veinte) relacionados con las actividades organizativas, administrativas y culturales. Y debe ir pagando a la Empresa propietaria la deuda (hipoteca) que lo llevará a convertirse en dueño después de esos 20 años establecidos.

Las fuentes de financiamiento son: las entradas de taquilla (precios que oscilan entre $25 y $150) y las ocasionales renta de los espacios, cerrados y/o abiertos. Los medios de difusión son los digitales (Redes Sociales, Página web), algunas Revistas y medios de comunicación masiva tradicionales.

Pie

Pieza parte de la colección permanente  sobre la cultura maya.

Afirmó que es muy importante la creación de un Patronato de Amigos del Museo, para mantener de mejor manera la infraestructura, que de por sí es generadora de empleos y de recursos (turismo, etc.) y fuente de proyección educativa y cultural.

A pregunta expresa con respecto al desplazamiento del Palacio Cantón como Museo de Antropología, dijo que por sus características -de casa habitación- y por sus dimensiones, es lógico que se conserve como museo, pero de Historia, o sea que tome otra dirección, y que a la vez nuestra ciudad tenga un Museo de gran tamaño, capaz de albergar la más diversa variedad de piezas, con la más avanzada tecnología y con gran capacidad de recepción de visitantes.  El GMMMM cuenta con siete premios nacionales e internacionales, por su arquitectura, su museografía y su sistema de inversión compartida.

IMG_1063 IMG_1051 IMG_1080

 

Crónica realizada por el equipo 3:

(Raquel Araújo, Silvia Káter Zimmerman, Oscar Olmedo Cerda, Nataschia Rodríguez Lara, Luis Sánchez Islas, María de Lourdes Pérez)

Gran Museo del Mundo Maya, un nuevo Baktún.

Un nuevo Baktún.

Image

La llegada de un nuevo Baktún, no nos trajo el fin del mundo, nos trajo a los Yucatecos             un maravilloso recinto el Gran Museo del Mundo Maya, que reúne los orígenes de estas tierras y se conjugan con el pasado y presente.
Con una arquitectura impresionante, el diseño del edificio se realizó bajo un concurso                 de licitación pública, de la cual resultaron ganadores Grupo 4A Arquitectos a cargo de los arquitectos Enrique Duarte Aznar, Ricardo Combaluzier Medina, Josefina Rivas Acevedo y William Ramírez Pizarro, orgullosamente yucatecos.
La arquitectura está basada en el árbol de la Ceiba, sagrado para la cosmovisión maya, que comunica el mundo superficial con el inframundo y el cielo, la sombra, como valor inefable en una tierra abrasada por el sol pero refrescada por la brisa de las ramas, haciendo referencia al infinito.
Empezando el recorrido por este gran museo, en la primera sala de exhibición podemos adentrarnos a la era de la extinción de los dinosaurios y la historia del cráter de Chicxulub, con la proyección de la película “Armagedón”, seguidamente ahí mismo podemos ver muestras de meteoritos y de los animales prehistóricos de la era de dicho suceso, en un ambiente de luz y de la última tecnología, ya que cuenta con pantallas interactivas, lo que hace que el museo cobre vida, cautive e interese cada vez más los visitantes.

Image

El museo cuenta con 4 salas de exhibiciones permanentes que ocupan un área construida de 2,000 m2 y dos salas de exhibiciones temporales, de 600 m2. En una de las salas podemos apreciar un mural, obra de Sergio de la Rosa que trabaja con CONAVIO y que a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia, se hizo esto posible la realización de dicha obra.

Image

En otra de las salas, podemos apreciar cómo vivían los mayas de antaño, su evolución, transformación, textiles, el sincretismo con la religión española y las costumbres, que hasta hoy en día permanecen en la cultura yucateca, así como una proyección de la guerra de castas.
Image
Continuando con nuestro recorrido nos adentrarnos a la cosmogonía, la ciencia, el arte y la religión maya, con un nuevo conocimiento que deja la sensación de curiosidad y necesidad de regresar de nuevo, son espacios en constante evolución, donde siempre encontraremos algo que despierte nuestro interés y no nos deje de asombrar, el gran conocimiento científico de la cultura maya.

Image

En el Gran Museo del Mundo Maya encontramos una museografía dinámica e interactiva, diseñada para comprender, vivir y sentir la arqueología, antropología, etnología, historia y costumbres de la tierra del Mayab. La selección de piezas estuvo a cargo del museógrafo José Enrique Ortiz Lanz; Cuenta con alrededor de 800 piezas arqueológicas, provenientes del Museo Regional de Antropología de Yucatán “Palacio Cantón” y otras piezas que ha ido adquiriendo para su exhibición el transcurso de este tiempo.

En platica exclusiva para los alumnos del Diplomado en marketing y gestión cultural, la Directora del Museo Rosalba Robles Vessi, nos comenta que este maravilloso recinto abrió sus puertas de manera oficial el 21 de diciembre de 2012, inaugurado por el presidente de México Enrique Peña Nieto y el gobernador de Yucatán en funciones, Rolando Zapata Bello, para conmemorar el inicio de una nueva cuenta larga.

Image

El museo tiene estacionamiento, áreas específicamente para niños, terrazas, jardines, salas como espacio cultural que albergan diferentes eventos de gran realce a nivel local, nacional e internacional, sala cinematográfica MAYAMAX, que proyecta cine de arte, recreativo, documentales, etc. Y tiene una capacidad para 360 personas, la misma sala es utilizada como espacio teatral, lo que le da gran versatilidad a las instalaciones.

Además de todo lo anterior ofrece servicios de cafetería, tienda de recuerdos, estancia infantil, paquetería, guías personalizados y espectáculo de luz y sonido que relata los orígenes de la cultura maya.

Uno de los propósitos fundamentales del Museo del Mundo Maya es ser fuente de inspiración para despertar intereses culturales en todos los ciudadanos. Y como reto la vinculación del museo en la educación no formal a la formal para aportar más en la formación educativa del Estado. Este museo es el primero en todo el país en poner al alcance reseñas de las exposiciones en tres idiomas: maya, español e inglés, donde el idioma Maya es prioritario,

También nos menciona la directora Robles Vessi, los premios que ha ganado el museo, empezando por su edificio, considerado como uno de los inmuebles de más alto valor arquitectónico y concepción urbana en Iberoamérica, el Gran Museo del Mundo Maya de Mérida se hizo acreedor el 21 de marzo de 2013 al Premio CIDI, por ser la Obra Emblemática del 2013, justamente un año después de su apertura, reconociéndolo por su interiorismo, diseño, museografía, iluminación y edificación. El Gran Museo del Mundo Maya recibió en el año 2012, el Premio denominado Best Pathfinder Project, otorgado por el comité organizador del evento Partnership Awards’, en la categoría de Proyectos Innovadores para la preservación del patrimonio cultural y su divulgación. Así mismo la sala audiovisual que asemeja una concha de caracol en donde apreciamos la película “Agamenón”, gano el premio Manuel Covarrubias.

El museo tiene convenios con la Secretaria de Educación Pública, el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, entre otros, funciona con la inversión de la iniciativa privada, parte de taquilla y subsidios del Gobierno Estatal, es un organismo público y descentralizado; Por lo mismo aún tiene necesidades como un patronato o fundación para el apoyo a sus actividades y difusión a nivel Internacional, en lo cual se está trabajando.

Los precios para acceso al museo son diferenciados, se maneja la equidad y diferentes criterios, es por esto que las escuelas del interior del Estado no pagan, así como los domingos es gratuito para los yucatecos, con credencial de elector, el turismo nacional e internacional paga $50.00 y los estudiantes $25.00 con credencial. Está abierto de miércoles a lunes en un horario de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. y los espacios alternos hasta la hora que sea necesario, como son la sala de cine y de usos múltiples, ya que el l museo va más allá de ser un museo convencional pues hace funciones de centro cultural con actividades relacionadas a la cultura maya.   El Gran Museo del Mundo Maya, se encuentra ubicado en Calle 60 Norte Unidad Revolución, Ex-Cordemex, Mérida, Yucatán, México.

Image

El experimentar un recorrido por este museo es sumamente enriquecedor al proporcionarnos conocimientos, capacidad de asombro, de deleite y la apreciación de la valía de nuestra propia cultura. No dejes de visitar este Gran Museo del Mundo Maya, que es un homenaje a la identidad Yucateca y un gran reconocimiento a la cultura Maya, la sangre divina…

recorrido virtual.  https://www.youtube.com/watch?v=2vG5xkQzCqk 

Equipo 5: Andrea Matamoros, Karen Ancona, Celina Fernández, Claudio Novelo, Miguel Novelo, Rosa Pech.

 

 

Cultura maya, cultura de luz

Equipo 1: Sergio Aguilar, Paula González, Carmen López,

Ariadna Medina, Mariana Pech y Alejandra Said

El pasado jueves 15 de mayo, el Gran Museo del Mundo Maya abrió sus puertas a una buena parte de gestores culturales inquietos por conocer la estructura y funcionamiento de dicho centro cultural.

Continue reading

El Gran Museo del Mundo Maya

museomayaEquipo 2: Andrés Tinoco, Aniria Nava, Danielle Albertos, Orlando Cámara, Sergio Núñez y Víctor Belmont

El pasado jueves 15 de mayo, a las 3:00 pm el grupo del Diplomado de gestión y marketing cultural vistamos oficialmente el Gran Museo del Mundo Maya de Mérida (GMMM). Además del recorrido con un guía tuvimos una plática con la directora Rosalba Robles.

En el grupo había gran expectativa por esta visita, algunos teníamos muchas dudas y comentarios no muy halagüeños sobre la genealogía y el manejo del museo. Ambos hechos han causado controversias dentro del medio de la gestión cultural, y pese a que en el grupo la mayoría no lo habían visitado y mantenían sus reservas, con la visita la mayoría confirmamos nuestras suspicacias.

Desde su inauguración en diciembre de 2012, muchas personas hemos cuestionado aspectos del GMMM y a su promotor el Mtro. Jorge Esma, una figura compleja, que ha tenido gran influencia sobre el devenir de la vida cultural del estado en las últimas tres décadas, pero contradictoriamente no había dejado obras de relevancia, con excepción del rescate del cine Mérida, en comparación con el periodo de gobierno del partido opositor al que milita, que en menos de 6 años levantaron El Olimpo, la capital americana de la cultura, la Orquesta Sinfónica, la Escuela Superior de Artes de Yucatán (ESAY) y el Museo de la Cuidad. Era lógico esperar su reacción, el GMMM lo es; pero la pregunta es. ¿Tiene los méritos que las organizaciones anteriormente mencionadas, al menos en su origen?

La gran estructura, “La Ceiba” central del GMMM, lo hace imponente. La entrada y su conjunto de edificios es de gran lujo y de exquisito diseño, donde se ofrecen servicios de cine, teatro, restaurant, tienda, área para niños, salones equipados para eventos y espacios planeados para terrazas y áreas comerciales. Cuenta con tres pisos de oficinas, las propias del GMMM y las del Instituto de Museos e Historia de Yucatán. En el sótano de varios niveles se encuentran las bodegas y talleres museográficos, así como un estacionamiento de paga.

museomaya2

El vestíbulo causa gran impresión, cuenta con un elegante equipo de iluminación de estilo ecléctico entre lo minimalista, lo orgánico y lo tecno, es sobrio pero elegante. Las pantallas táctiles para interacción con los usuarios son atractivas y con información en varios idiomas. La específica invitación a la sala temporal sólo evidencia que desde su inauguración, hace 18 meses, no ha sido cambiada.

La mayor parte del grupo estaba sorprendido y admirado por la belleza del lugar, la enorme estructura central de 4 niveles con doble altura en cada piso es imponente, aunque el 50% de la misma es solo decorativa.

La visita comenzó a las 3:30, el guía Oscar Pérez, muy amable, intentó dar un recorrido bajo el mismo esquema de las tres veces que algunos la hemos escuchado en anteriores ocasiones, enfocado en resaltar los aspectos más atractivos del museo, con datos que siempre comenzaban con frases como “Es inédito que en este museo…” ,“El museo rompe paradigmas…”, “Es la primera vez que …” intentando resaltar lo que a simple vista era difícil de apreciar. La mayoría del grupo lo escuchó al principio del recorrido, pero después el guía perdió el control. A partir de la primera sección el grupo se dispersó por las salas observando aspectos de interés particular. Los argumentos del guía no tuvieron el peso específico para mantener a su público interesado y concentrado, cada quien tomó sus propias decisiones de recorrido.

En la sala temporal el mobiliario museográfico, es decir mamparas, bases, capelos, impresos y señalética tienen un diseño atractivo basado en lo geométrico, el juego de formas y volúmenes es muy interesante y la paleta de color es sobria. La iluminación y el diseño de la sala de proyección son tan espectaculares que le roban la atención a la colección y el vídeo de introducción parece ser dirigido al público infantil, que no deja de ser interesante, pero carece de información científica concreta. Gente con más preparación extrañó los datos duros sobre un tema nada fácil de abordar en 8 minutos: el origen de la vida y la extinción de los dinosaurios.

La colección mereció comentarios, como: “Es pequeña, me imaginé mas piezas” o “En general está bien, pero es como para niños, ¿no?”. El contraste entre la limitada cantidad de originales y las abundantes reproducciones en la sala temporal, y la colección de grabados extraídos de libros antiguos creó suspicacias y comentarios críticos originados por las aseveraciones del guía -Los museógrafos investigaron en todo el mundo para concretar esta colección que rompe paradigmas­-

museomaya3

Las salas permanentes fueron admiradas por su estética, bella y explicita, parecida al mobiliario de exposición de las lujosas tiendas departamentales, el moderno diseño del mobiliario museográfico, la iluminación, los apoyos didácticos en pantallas táctiles, el diseño gráfico en las cedulas informativas, los fosos y las maquetas. Los videos en cada una de las secciones de historia fueron llamativos para todos, pero en particular obtuvieron críticas por su concepción infantil-juvenil sin mucha precisión en la información.

En la sección de bordados hubo desconcierto ya que los bordados en exposición se encontraban en la sección prehispánica cuando pertenecen a la del mestizaje y comentarios como -“La información está hecha con bordados como pieza y como cédula, ¿con qué fin?”.

La colección poca pero muy elegantemente expuesta casi no se notaba entre la vasta estructura museográfica y algunas piezas fueron usadas como decoración, dispuestas como parte de la museografía para ambientar, y carentes de cédulas explicativas como maquinaria de las haciendas, estatuas de santos, reproducciones de frisos, fachadas y pirámides.

El grupo heterogéneo conformado en su totalidad por profesionales de diversas formaciones y con experiencia, preguntaban sobre aspectos que el guía no sabía responder o respondía equivocadamente como a la pregunta de Raquel Araujo, sobre la diferencia entre museografía y museología, o el uso de los bordados como pieza y cedula informativa, temas que comentaba con información superficial, pero resaltando repetidamente “el gran logro y privilegio de tener un museo como este de nivel mundial merecedor de varios premios”.

Las salas de la cultura maya están demasiado adornadas con reproducciones monumentales, en algunas vitrinas hay demasiadas piezas y la mezcla de técnicas y temas hacen confuso el recorrido.

museomaya4

La visita guiada concluyó con la despedida del Óscar, pero siguió al grupo hasta el salón de reunión con la directora y estuvo muy al pendiente de las preguntas formuladas por el grupo, de hecho fue evidente que salió gratuitamente en defensa de su jefa ante la pregunta crítica de Danielle Albertos sobre el saqueo de la colección del Palacio Cantón para ser llevada al GMMM.

Durante la plática la directora se mostró algo nerviosa pero cordial. Inició dando información de los próximos eventos del GMMM, su funcionamiento y servicios y nos habló sobre el libro conmemorativo del 1er. aniversario del GMMM y la cifra de 200,000 visitantes alcanzada en este periodo.

Explicó a preguntas expresas del grupo sobre el funcionamiento de los Proyectos de Participación Social PPS, esquema del GMMM, como proyecto originados en Gran Bretaña por iniciativa de Margaret Thatcher, donde la iniciativa privada sustituye al gobierno en la inversión para infraestructura pública, con costos redituables en intereses financieros y políticos para ambas partes; sin embargo omitió dar cifras acerca de lo que nos cuesta mensualmente esa inversión a los ciudadanos que pagamos impuestos, lo que a la mayoría interesaba. En su lugar nos explicó como está dividida la operatividad del GMMM, entre la empresa inversora y el gobierno del estado a través del recién creado Instituto de Historia y Museos de Yucatán (IHMY), que dirige el Mtro. Jorge Esma y cómo funciona el convenio de colaboración con 4 de los 77 museos que existen en Yucatán.

Sobre los Festivales de la Cultura Maya, en sus ediciones estatal de 2012 e internacional de 2013, reconoció que este último fue pretencioso y señaló que la edición 2014 será modesta e incluyente, evitarán que se organice de nuevo un festival paralelo de las comunidades mayas del interior del estado y evitó hablar del proyecto hermano del Gran Museo del Mundo Maya, el Palacio de la Civilización Maya aún inconcluso cerca de Chichén Itzá.

También habló de la estrategia de promoción, dividida entre la difusión oficial del gobierno, la iniciativa privada que arrenda espacios para sus eventos o intercambia espacios publicitarios, así como con los medios digitales propios del Museo y del IHM.

Un aspecto que nos llamó la atención fue el interés manifestado por la directora en lograr llevar el contenido del Museo a la calle, como un gran reto por lograr. Ante esta situación nos preguntamos si no hubiera sido de mayor beneficio para la sociedad y la ciudad haber invertido en el Museo de Antropología e Historia que estaba en el Palacio Cantón, acondicionándolo y rescatando su valor arquitectónico como ha sucedido con muchos museos en el mundo como el estupendo Museo D’Orsay en Paris que antes era un estación de trenes. Así como haber realizados con esa cuantiosa inversión museos de sitio en las zonas arqueológicas del estado y en municipios estratégicos para llevar el beneficio del acervo cultural al mayor número de ciudadanos.

Para algunos en el grupo el enorme gasto no está justificado, lo que se ve en el GMMM, es carencia de: servicios educativos, promoción, gestión de exposiciones temporales; ausencia de colecciones originales, lujo excesivo, un enorme conjunto de espacios construidos sin uso, la creación del Instituto de Historia y Museos de Yucatán, que colabora con solo 4 de los 77 museos del estado, y los Festivales del Mundo Maya, con presupuestos altísimos, y que en su organización ignoran a las comunidades mayas del interior del estado, son algunas de las cuentas pendientes del GMMM y el IHMY.


 

Equipo 2: Andrés Tinoco, Aniria Nava, Danielle Albertos, Orlando Cámara, Sergio Núñez y Víctor Belmont

Un museo de pasado, presente y controversia

Desde que se anunció la construcción del que sería un museo de la cultura maya se creó gran expectativa, para algunos por el lugar, para otros por la inversión, por la pertinencia, y por quienes estarían al frente.

Obra polémica, para muchos un edificio moderno, extraordinario y para otros un espacio ostentoso y poco funcional construido pensando en la elite y que no alberga a la cultura maya más que como un producto vendible a extranjeros y locales por cuestiones mercadológicas.

Iniciamos la visita con un recorrido a cargo del Jefe de guías, Oscar Gonzalez por las sala de exposiciones temporales. Llega información sobre los inicios: el polvo de estrellas, la luna, la cicatriz del cráter de Chicxulub.

1.1

Seguimos el recorrido y llegamos a la sala permanente, aquella en la que se encuentra la razón central y que hace el honor al nombre del Gran Museo del Mundo Maya, a través de la tecnología, presenciamos colecciones de vestigios y evidencias de la cultura maya; ancestral, de ayer, de hoy. A través de audio disfrutamos de la lengua maya. Extraño sincretismo, el antiguo maya convive con la tecnología digital.

Continuamos por las salas, disfrutamos de la estética museográfica, de la elegancia de los espacios, de la tecnología de punta, vemos arte sacro enmarcado en modernas lámparas, pasamos por ejemplos de cosmogonía de la cultura maya, sus mitos, medicina, bordados, comida, tradiciones, conflictos bélicos, sin faltar la presencia del Popol Vuh, que envuelve la historia de la creación y evolución de los seres.

2

Llegamos a la Ceiba, estructura circular de hormigón, metal y vidrio que resguarda espacios para exposiciones, un auditorio y una sala de cine. Lo que hace de este museo un espacio más abierto y se convierte en centro cultural.

Concluye el recorrido y nos invitan a subir al segundo piso del espacio, que alberga la salas de cine y áreas especiales para conferencias y actividades académicas. Llegamos a la charla con Rosalba Roble Vessi, Directora General del Gran Museo del Mundo Maya.

Nos comenta que se trata de un proyecto de inversión privada que se va recuperando poco a poco y que según un acuerdo, en 20 años pasa al Gobierno del Estado, que actualmente solamente cubre los sueldos de los trabajadores.

3

La funcionaria estatal detalla que la entrada de taquilla, $150 para extranjeros, $100 para nacionales y $50 público local, estudiantes, niños y adultos mayores $25 representa un ingreso mínimo para el adeudo y el gasto que se genera.

Destaca que el Gran Museo del Mundo Maya ha sido objeto de numerosos reconocimientos y premios como el Best Pathfinder Project Partnerships Award en Londres, Inglaterra y el Premio Iberoamericano CIDI, Obra Emblemática 2013 en la categoría de cultura; y del primer lugar nacional del XXII, del Premio Obras CEMEX en 2013 y el mismo premio a nivel Internacional; así como de la mención de Honor en la X Bienal de Arquitectura Yucateca en el 2013 y el Primer lugar del Premio Nacional Miguel Covarrubias del INAH a la mejor museografía e investigación de museos por su exposición temporal.

No podría faltar la mención a las visitas escolares que, de acuerdo al nivel académico, se realizan en el museo. Sin embargo acepta que falta mucho por hacer en este rubro, acercar la educación a la cultura y extrapolar paredes e ir a municipios del interior del Estado.

4

 

Comentó sobre las diversas acciones que emprenden paralelas al Museo. Recordó que aprovechando la riqueza informativa y el interés que se había generado en diciembre de 2012 sobre el mito del fin del mundo pronosticado por los mayas, se inició uno de los festivales culturales más pretenciosos a nivel nacional, el Festival de la Cultura Maya que en octubre de este 2014, se hará en su tercera edición donde se anuncia la realización de al rededor de 500 eventos en 10 días.

El Gran Museo del Mundo Maya en todas sus manifestaciones denota elegancia, modernidad, estética, desde una perspectiva en la que el maya cálido, amable, colorido y vibrante no tiene cabida. También es un hecho, el proyecto trasciende y no es sólo un museo que pretende perpetuar las cultura maya, sino que se convierte en un centro cultural que impulsa festivales, exposiciones, cine, presentaciones de libros, entre otras manifestaciones culturales. Proyección nacional e internacional, la pregunta es ¿qué concepto del maya se está proyectando?

5

Para mayor información con respecto al museo y sus actividades, cuentan con una página web que actualmente se encuentra inhabilitada www.granmuseodelmundomaya.com y sus redes sociales: Facebook Gran Museo del Mundo Maya y Twitter @GranMMM.

Equipo 6: Hortencia Sánchez, Brenda Gil, Loren Plácido, Eva Velázquez, Ximena Reyes, Alejandro Garrido.

FIGAROSY, una tendencia de gestión cultural

 

Fachada del Teatro "José Peón Contreras"

Fachada del Teatro “José Peón Contreras”

En la centenaria arquitectura del Teatro Peón Contreras, caracterizada por los diferentes niveles de palcos, coronada por la espléndida bóveda con la alegoría neo-barroca en los frescos de Nicolás Allegretti, y con una capacidad para setecientos espectadores, se encuentra la sede de la OSY (Orquesta Sinfónica de Yucatán) que cuenta con veinte exitosas temporadas, en las que se han incluido directores y artistas locales, nacionales y extranjeros.

Con diez años de vida musical sinfónica, el sureste mexicano ha disfrutado de grandes eventos como el concierto realizado en 2004 en Cancún, Quintana Roo, en el que la orquesta acompañó por primera vez al tenor Plácido Domingo; la segunda, en 2008, con “el Concierto de las Mil Columnas” en la zona arqueológica de Chichén Itzá, Yucatán. En el mismo escenario, la agrupación acompañó en 2009 a Sarah Brightman en “el Concierto de la Pirámide”; en 2010 participó con una magnífica introducción orquestal en el Concierto de la Noche del Sol, de Elton John. Estos tres últimos conciertos fueron producidos por el Gobierno del Estado a través del Patronato CULTUR.

 

Pareciera que esta labor ha sido fácil, sin embargo todo se debe una figura esencial para la gestión exitosa de la OSY, por supuesto hablamos del Fideicomiso Garante de la Orquesta Sinfónica de Yucatán -FIGAROSY- dirigido por el C.P Miguel Francisco Escobedo Novelo, quien con una profesional disertación, el jueves 3 de abril ppdo., convirtió el Teatro Peón Contreras en una enorme aula de transmisión de experiencias y tendencias administrativas y culturales.

“Es necesario buscar nuevos modelos y figuras para la gestión cultural, y el fideicomiso es un mecanismo que podría dar sustentabilidad a proyectos culturales” es la idea que el contador Escobedo planteó a los alumnos del Diplomado en Gestión y Marketing Cultural, en una visita al ensayo de la OSY.

 

Explicó las figuras que integran la FIGAROSY; el fiduciante o fideicomitente es la parte que transfiere a otra, bienes determinados. El fiduciario es la parte a quien se transfieren los bienes, y que está obligada a administrarlos con la prudencia y diligencia propias del buen hombre de negocios (administrar lo ajeno como propio), que actúa sobre la base de la confianza depositada en él. El beneficiario es la persona en cuyo beneficio se ha instituido el fideicomiso (puede o no existir), sin ser el destinatario final de los bienes. Pueden ser una o varias personas físicas o jurídicas.

La OSY fue fundada en febrero de 2004 en Mérida, Yucatán, por iniciativa conjunta del gobierno del Estado de Yucatán y del Patronato de la Orquesta Sinfónica de Yucatán integrado por un grupo de aproximadamente 150 personas, físicas y morales, de la sociedad civil yucateca, reunidas por iniciativa de Don Adolfo Patrón Luján, con el propósito de impulsar la creación y el funcionamiento de la OSY y de contribuir económicamente a su sostenimiento.

 

Su concierto inaugural se llevó a cabo el 27 de febrero de 2004 bajo la dirección de su primer concertador titular, el Maestro Juan Felipe Molano Muñoz, de origen colombiano.

 

Imagen de la Págiina Web de la FIGAROSY

Imagen de la Págiina Web de la FIGAROSY

La OSY ha logrado destacar artísticamente y es ejemplo de gestión cultural de excelencia, ya que cuenta con programas como la transmisión por radio de algunos conciertos, tiene una página web con un excelente diseño y funcionalidad, y por supuesto tiene una presencia importante en las redes sociales.

 

Crónica realizada por el equipo 3:

(Silvia Káter Zimmerman, Oscar Olmedo Cerda, Nataschia Rodríguez Lara, Luis Sánchez Islas, María de Lourdes Pérez)