Author Archives: AM

El Gran Museo del Mundo Maya

museomayaEquipo 2: Andrés Tinoco, Aniria Nava, Danielle Albertos, Orlando Cámara, Sergio Núñez y Víctor Belmont

El pasado jueves 15 de mayo, a las 3:00 pm el grupo del Diplomado de gestión y marketing cultural vistamos oficialmente el Gran Museo del Mundo Maya de Mérida (GMMM). Además del recorrido con un guía tuvimos una plática con la directora Rosalba Robles.

En el grupo había gran expectativa por esta visita, algunos teníamos muchas dudas y comentarios no muy halagüeños sobre la genealogía y el manejo del museo. Ambos hechos han causado controversias dentro del medio de la gestión cultural, y pese a que en el grupo la mayoría no lo habían visitado y mantenían sus reservas, con la visita la mayoría confirmamos nuestras suspicacias.

Desde su inauguración en diciembre de 2012, muchas personas hemos cuestionado aspectos del GMMM y a su promotor el Mtro. Jorge Esma, una figura compleja, que ha tenido gran influencia sobre el devenir de la vida cultural del estado en las últimas tres décadas, pero contradictoriamente no había dejado obras de relevancia, con excepción del rescate del cine Mérida, en comparación con el periodo de gobierno del partido opositor al que milita, que en menos de 6 años levantaron El Olimpo, la capital americana de la cultura, la Orquesta Sinfónica, la Escuela Superior de Artes de Yucatán (ESAY) y el Museo de la Cuidad. Era lógico esperar su reacción, el GMMM lo es; pero la pregunta es. ¿Tiene los méritos que las organizaciones anteriormente mencionadas, al menos en su origen?

La gran estructura, “La Ceiba” central del GMMM, lo hace imponente. La entrada y su conjunto de edificios es de gran lujo y de exquisito diseño, donde se ofrecen servicios de cine, teatro, restaurant, tienda, área para niños, salones equipados para eventos y espacios planeados para terrazas y áreas comerciales. Cuenta con tres pisos de oficinas, las propias del GMMM y las del Instituto de Museos e Historia de Yucatán. En el sótano de varios niveles se encuentran las bodegas y talleres museográficos, así como un estacionamiento de paga.

museomaya2

El vestíbulo causa gran impresión, cuenta con un elegante equipo de iluminación de estilo ecléctico entre lo minimalista, lo orgánico y lo tecno, es sobrio pero elegante. Las pantallas táctiles para interacción con los usuarios son atractivas y con información en varios idiomas. La específica invitación a la sala temporal sólo evidencia que desde su inauguración, hace 18 meses, no ha sido cambiada.

La mayor parte del grupo estaba sorprendido y admirado por la belleza del lugar, la enorme estructura central de 4 niveles con doble altura en cada piso es imponente, aunque el 50% de la misma es solo decorativa.

La visita comenzó a las 3:30, el guía Oscar Pérez, muy amable, intentó dar un recorrido bajo el mismo esquema de las tres veces que algunos la hemos escuchado en anteriores ocasiones, enfocado en resaltar los aspectos más atractivos del museo, con datos que siempre comenzaban con frases como “Es inédito que en este museo…” ,“El museo rompe paradigmas…”, “Es la primera vez que …” intentando resaltar lo que a simple vista era difícil de apreciar. La mayoría del grupo lo escuchó al principio del recorrido, pero después el guía perdió el control. A partir de la primera sección el grupo se dispersó por las salas observando aspectos de interés particular. Los argumentos del guía no tuvieron el peso específico para mantener a su público interesado y concentrado, cada quien tomó sus propias decisiones de recorrido.

En la sala temporal el mobiliario museográfico, es decir mamparas, bases, capelos, impresos y señalética tienen un diseño atractivo basado en lo geométrico, el juego de formas y volúmenes es muy interesante y la paleta de color es sobria. La iluminación y el diseño de la sala de proyección son tan espectaculares que le roban la atención a la colección y el vídeo de introducción parece ser dirigido al público infantil, que no deja de ser interesante, pero carece de información científica concreta. Gente con más preparación extrañó los datos duros sobre un tema nada fácil de abordar en 8 minutos: el origen de la vida y la extinción de los dinosaurios.

La colección mereció comentarios, como: “Es pequeña, me imaginé mas piezas” o “En general está bien, pero es como para niños, ¿no?”. El contraste entre la limitada cantidad de originales y las abundantes reproducciones en la sala temporal, y la colección de grabados extraídos de libros antiguos creó suspicacias y comentarios críticos originados por las aseveraciones del guía -Los museógrafos investigaron en todo el mundo para concretar esta colección que rompe paradigmas­-

museomaya3

Las salas permanentes fueron admiradas por su estética, bella y explicita, parecida al mobiliario de exposición de las lujosas tiendas departamentales, el moderno diseño del mobiliario museográfico, la iluminación, los apoyos didácticos en pantallas táctiles, el diseño gráfico en las cedulas informativas, los fosos y las maquetas. Los videos en cada una de las secciones de historia fueron llamativos para todos, pero en particular obtuvieron críticas por su concepción infantil-juvenil sin mucha precisión en la información.

En la sección de bordados hubo desconcierto ya que los bordados en exposición se encontraban en la sección prehispánica cuando pertenecen a la del mestizaje y comentarios como -“La información está hecha con bordados como pieza y como cédula, ¿con qué fin?”.

La colección poca pero muy elegantemente expuesta casi no se notaba entre la vasta estructura museográfica y algunas piezas fueron usadas como decoración, dispuestas como parte de la museografía para ambientar, y carentes de cédulas explicativas como maquinaria de las haciendas, estatuas de santos, reproducciones de frisos, fachadas y pirámides.

El grupo heterogéneo conformado en su totalidad por profesionales de diversas formaciones y con experiencia, preguntaban sobre aspectos que el guía no sabía responder o respondía equivocadamente como a la pregunta de Raquel Araujo, sobre la diferencia entre museografía y museología, o el uso de los bordados como pieza y cedula informativa, temas que comentaba con información superficial, pero resaltando repetidamente “el gran logro y privilegio de tener un museo como este de nivel mundial merecedor de varios premios”.

Las salas de la cultura maya están demasiado adornadas con reproducciones monumentales, en algunas vitrinas hay demasiadas piezas y la mezcla de técnicas y temas hacen confuso el recorrido.

museomaya4

La visita guiada concluyó con la despedida del Óscar, pero siguió al grupo hasta el salón de reunión con la directora y estuvo muy al pendiente de las preguntas formuladas por el grupo, de hecho fue evidente que salió gratuitamente en defensa de su jefa ante la pregunta crítica de Danielle Albertos sobre el saqueo de la colección del Palacio Cantón para ser llevada al GMMM.

Durante la plática la directora se mostró algo nerviosa pero cordial. Inició dando información de los próximos eventos del GMMM, su funcionamiento y servicios y nos habló sobre el libro conmemorativo del 1er. aniversario del GMMM y la cifra de 200,000 visitantes alcanzada en este periodo.

Explicó a preguntas expresas del grupo sobre el funcionamiento de los Proyectos de Participación Social PPS, esquema del GMMM, como proyecto originados en Gran Bretaña por iniciativa de Margaret Thatcher, donde la iniciativa privada sustituye al gobierno en la inversión para infraestructura pública, con costos redituables en intereses financieros y políticos para ambas partes; sin embargo omitió dar cifras acerca de lo que nos cuesta mensualmente esa inversión a los ciudadanos que pagamos impuestos, lo que a la mayoría interesaba. En su lugar nos explicó como está dividida la operatividad del GMMM, entre la empresa inversora y el gobierno del estado a través del recién creado Instituto de Historia y Museos de Yucatán (IHMY), que dirige el Mtro. Jorge Esma y cómo funciona el convenio de colaboración con 4 de los 77 museos que existen en Yucatán.

Sobre los Festivales de la Cultura Maya, en sus ediciones estatal de 2012 e internacional de 2013, reconoció que este último fue pretencioso y señaló que la edición 2014 será modesta e incluyente, evitarán que se organice de nuevo un festival paralelo de las comunidades mayas del interior del estado y evitó hablar del proyecto hermano del Gran Museo del Mundo Maya, el Palacio de la Civilización Maya aún inconcluso cerca de Chichén Itzá.

También habló de la estrategia de promoción, dividida entre la difusión oficial del gobierno, la iniciativa privada que arrenda espacios para sus eventos o intercambia espacios publicitarios, así como con los medios digitales propios del Museo y del IHM.

Un aspecto que nos llamó la atención fue el interés manifestado por la directora en lograr llevar el contenido del Museo a la calle, como un gran reto por lograr. Ante esta situación nos preguntamos si no hubiera sido de mayor beneficio para la sociedad y la ciudad haber invertido en el Museo de Antropología e Historia que estaba en el Palacio Cantón, acondicionándolo y rescatando su valor arquitectónico como ha sucedido con muchos museos en el mundo como el estupendo Museo D’Orsay en Paris que antes era un estación de trenes. Así como haber realizados con esa cuantiosa inversión museos de sitio en las zonas arqueológicas del estado y en municipios estratégicos para llevar el beneficio del acervo cultural al mayor número de ciudadanos.

Para algunos en el grupo el enorme gasto no está justificado, lo que se ve en el GMMM, es carencia de: servicios educativos, promoción, gestión de exposiciones temporales; ausencia de colecciones originales, lujo excesivo, un enorme conjunto de espacios construidos sin uso, la creación del Instituto de Historia y Museos de Yucatán, que colabora con solo 4 de los 77 museos del estado, y los Festivales del Mundo Maya, con presupuestos altísimos, y que en su organización ignoran a las comunidades mayas del interior del estado, son algunas de las cuentas pendientes del GMMM y el IHMY.


 

Equipo 2: Andrés Tinoco, Aniria Nava, Danielle Albertos, Orlando Cámara, Sergio Núñez y Víctor Belmont

LA ORQUESTA SINFÓNICA DE YUCATÁN, 10 AÑOS DE MÚSICA

 

Sinfonica de Yucatán

De visita durante unos de los ensayos de la Sinfónica de Yucatán. Al piano Abdiel Vázquez.

En diez años de trayectoria la Orquesta Sinfónica de Yucatán ha emprendido producciones de gran escala, como ópera, opereta, zarzuela y galas de ballet.

En el mes de febrero de 2004 se cristalizó un proyecto largamente anhelado por los yucatecos cuando sobre el escenario del Teatro José Peón Contreras, el director Juan Felipe Molano levantó su batuta para iniciar el primer concierto de la Orquesta Sinfónica de Yucatán.

No pocos esfuerzos se habían realizado hasta entonces para concretar el proyecto. Músicos de distintas partes de México y del mundo habían sido invitados a conformar una agrupación profesional con miras a consolidar la orquesta. Verdaderos pioneros fueron los que aceptaron la invitación y vinieron a radicar a Mérida, con la misión de impartir clases y trabajar en conjunto poniendo los cimientos de la OSY.

Diez años y veinte temporadas de conciertos han transcurrido desde entonces y al día de hoy la Orquesta Sinfónica de Yucatán es una realidad que ha llamado la atención a nivel nacional por su calidad musical y trayectoria, pero sobre todo por la forma en que se constituyó el andamiaje administrativo que la respalda: el Fideicomiso Garante para la Orquesta Sinfónica de Yucatán (FIGAROSY).

10155199_10153988718135198_8582608877198342248_

De visita durante unos de los ensayos de la Sinfónica de Yucatán. A la batuta Juan Carlos Lomónaco

La OSY ha acompañado a figuras internacionalesde la música popular y de concierto, como Plácido Domingo, Sara Brightman, Fernando de la Mora, Juan Diego Flores y Filippa Giordano.

Fue en 2009 cuando entró en operación el Fideicomiso, como uno de los 42 organismos paraestatales del Gobierno Estatal. Este instrumento asegura la transferencia de recursos públicos al proyecto durante un período de treinta años, conjugando la labor del Patronato para la Orquesta Sinfónica de Yucatán -conformado por empresarios y particulares- con el respaldo del Gobierno del Estado.

La fórmula con que opera económicamente la Orquesta Sinfónica se integra con las aportaciones del gobierno (73%); los ingresos generados por la venta de boletos (12%); y las aportaciones del Patronato (11%). Con ello, la Orquesta cubre sus costos de operación entre los que se encuentra una plantilla de dieciséis trabajadores administrativos y 63 músicos profesionales.

La respuesta y respaldo del público han sido constantes durante los diez años de la OSY. Los públicos que asisten a los conciertos habituales se conforman lo mismo por jóvenes estudiantes de música, que por visitantes extranjeros y adultos aficionados a la música de concierto. Y es que la cita con la orquesta se ha vuelto parte de la agenda de muchos de los que habitamos en la ciudad de Mérida y sus alrededores.

Como parte de su labor de difusión cuenta con una alianza estratégica con Radio Universidad Autónoma de Yucatán para la transmisión en vivo de todos los conciertos dominicales de sus temporadas. Asimismo, se realiza una transmisión en vídeo de todos los conciertos, a través de su página de Internet.

Con miras a aumentar su público cautivo, la OSY puso en marcha desde enero de 2013 una estrategia de segmentación de mercado y de promoción a través de las redes sociales virtuales, entre las que el Facebok representa su principal herramienta. Las premisas de esta labor han sido sencillas pero ambiciosas: ampliar la experiencia de quienes asisten a los conciertos y despertar la curiosidad de quienes aún no lo han hecho. El contenido incluye fotografías y vídeos exclusivos que buscan generar un valor agregado a la oferta artística de la orquesta.

A la par de la estrategia de comunicación a través de las redes sociales virtuales la OSY mantiene un plan de medios convencionales (radio, t.v., anuncios espectaculares y prensa) que refuerzan su presencia a nivel social y dan una visibilidad mayor al proyecto.

Durante los últimos diez años la presencia de la música académica en nuestro estado se ha fortalecido a través del trabajo de instituciones como la Escuela Superior de Artes de Yucatán, el Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles, y la propia Orquesta Sinfónica de Yucatán.

De visita durante unos de los ensayos de la Sinfónica de Yucatán.

En distintos momentos la agrupación ha tenido presencia en algunos municipios del Estado como parte de una labor de promoción y retribución social. Sin embargo, las dificultades logísticas y técnicas han generado que esa presencia sea escaza y, de hecho, en los últimos años ha sido nula.

Es muy valioso lo que se ha logrado con base en un sistema de administración eficaz, trabajo con profesionales de la música y objetivos claros. Sin embargo, es mucho todavía lo que tiene por ofrecer la OSY para complementar un desarrollo más amplio, plural, y con la creación de programas incluyentes.

La fórmula de trabajo conjunto entre sociedad civil e instancias públicas gubernamentales no puede tener como punto final sólo la venta de boletos en las taquillas de su teatro sede, sino que debe salir de su recinto y tener más contacto con el medio popular como una forma de llevar su trabajo y la música de concierto a otros sectores sociales.

Los recursos públicos, que conforman hasta ahora la mayor parte del presupuesto del FIGAROSY, deberían motivar al proyecto a desarrollar de manera constante vías más efectivas para involucrarse en el desarrollo cultural en un sentido amplio. Las bondades operativas de la figura del Fideicomiso han permitido a la OSY desarrollarse a paso firme, lo cual es a todas luces positivo, pero conllevan también una responsabilidad y compromiso con el público de todos los sectores económicos y sociales del estado, que tendría que asumirse de forma más decidida e incluyente.

Te invitamos a visitar la pagina oficial de la Orquesta Sinfónica de Yucatán http://www.sinfonicadeyucatan.com.mx/inicio.php


Equipo 2: Andrés Tinoco, Aniria Nava, Danielle Albertos, Orlando Cámara, Sergio Núñez y Víctor Belmont

 

Una tarde en el Museo Fernando García Ponce – MACAY.

10004050_10153944590355198_1699963361_nEquipo 2: Andrés Tinoco, Aniria Nava, Danielle Albertos, Orlando Cámara, Sergio Núñez y Víctor Belmont

¡La ocasión de visitar el MACAY (Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán) con los compañeros del Diplomado en Marketing y Gestión Cultural se anunciaba fantástica! El MACAY sólo para nosotros, era como el preludio de un inevitable síndrome de Stendhal.

Cómo no habría de ser así. Estábamos a punto de visitar un espacio cultural que al cumplir veinte años de existencia decidió rendir tributo a Fernando García Ponce, uno de los más ilustres representantes del arte contemporáneo en México, llevando su nombre: Museo Fernando García Ponce-MACAY.

Ubicado a un costado de la Catedral de Mérida, el recinto que ocupa el museo es un estupendo edificio neoclásico afrancesado. La vista comienza a recrearse desde el momento de caminar sus pasillos arcados y distinguir entre matas cargadas de caimitos los torreones de la Catedral perfilados por un cielo azul intenso.

1981997_10153944590190198_298143988_n

Recorrer las 15 salas expositivas temporales es una experiencia enriquecedora. Cada una de ellas da cuenta del objetivo principal que cumple el Museo: promover y difundir el arte moderno y contemporáneo en toda la península de Yucatán. Este espacio brinda a los artistas la oportunidad de exponer su trabajo, al tiempo que documenta las nuevas expresiones artísticas que nos reflejan el mundo desde las más diversas miradas.

Un espacio de estas características promete una experiencia única e inspiradora, y es motivo de orgullo contar en nuestra ciudad con un lugar consagrado a las artes plásticas, cuyas muestras permanentes hacen honor a tres grandes de la pintura yucateca: Fernando Castro Pacheco, Gabriel Ramírez Aznar y Fernando García Ponce.

El entorno y principalmente el contenido del Museo, se presentan a los ojos de los apasionados del arte como la tierra prometida, como el espacio del que nunca quisiéramos irnos. Sin embargo, el magnífico acervo no logra su principal cometido que es hacernos vibrar y enriquecernos, alimentar nuestra creatividad y entusiasmo.

10152508_10153944590255198_2018154366_n

El MACAY se encuentra en una delicada línea entre consolidarse como un importante esfuerzo por fomentar, promover y difundir el arte, o resultar un elefante blanco. Es penoso que el personal que atiende a los visitantes no esté a la altura del espacio expositivo, y se percibe una falta de interés y compromiso con la vocación del museo tanto en el equipo humano, como en aspectos de museografía y curaduría.

La visita al Museo pudo convertirse en algo mas motivador y significativo si se hubiera considerado llevarnos al espacio dedicado a los niños que lo visitan, un modesto salón con sillas y mesas de colores brillantes. Y es que es precisamente ahí donde radica la razón de ser de un museo: trascender en el alma y el corazón de los futuros talentos.

 

CLAVES DEL MACAY

  • El compromiso de este proyecto con la difusión del arte contemporáneo se ha extendido desde hace varios años hacia los medios de comunicación. En 1999 lanzó al aire el programa de televisión “La Hora Cultural MACAY”, y al año siguiente inició la producción del espacio radiofónico “Arte conexión”. Ambas producciones originales se mantienen al aire a través de Canal 13 y Radio Universidad, alcanzando audiencias de prácticamente todo el estado.

  • Desde 2009 el museo realiza el programa “Punto de Encuentro”. En él se brinda espacio a manifestaciones de las artes escénicas nacionales e internacionales, que fusionan lenguajes contemporáneos en proyectos multidisciplinarias.

  • El uso de Internet y las redes sociales virtuales ha sido una apuesta del proyecto del Museo. Boletines electrónicos, un canal en Youtube, podcast y cuentas en Facebook, Twitter, Google+ y Forsquare, son las herramientas que utiliza actualmente para establecer y mantener contacto con el público.

  • Recientemente lanzó el proyecto de “Recorridos virtuales”. A través de twitter se busca trasladar la experiencia del museo al mundo de la red, por medio de imágenes y textos informativos sobre el acervo incluido en cada una de las salas.


La Rendija, atisbo a la realidad de un sueño.

La Rendija se define como un teatro para pequeñas audiencias, que presenta obras adaptadas, acorde a las pequeñas salas con las que cuenta su edificio. Apuestan por la posibilidad de comunicación directa entre el público y los actores.

Cuatro de la tarde, la cita, en un sueño, en un sueño hecho realidad; los anfitriones, unos soñadores, si, y es que de eso está hecho el teatro, de sueños vueltos realidad, y es en él, en el teatro, donde “La Rendija” se hace presente y recibe a los alumnos del Diplomado en Gestión y Marketing Cultural.

En la esquina de la calle 50 por 51, en la barrio de “La  Mejorada”, muy cerca de la antigua estación del ferrocarril, es donde se encuentra este recinto de ensueños. Nos recibe Raquel Araujo Madera, mujer con una larga trayectoria como actriz, directora, productora y otros tantos menesteres de los que su sueño, y el del colectivo del que forma parte, requiera para realizar la magia del teatro. El espacio es una vieja casona rescatada y convertida en recinto artístico como otras en las que han dejado su huella que, con reducido mobiliario y espacios adaptados a las necesidades, permite, noche a noche, dar vida a los sueños de “una comunidad de creadores centrados en el desarrollo de pequeñas comunidades de espectadores a través de la creación de espacios teatrales de corto alcance” que lo mismo la hacen de taquilleros, tramoyistas, técnicos, carpinteros, electricistas, etc.

Raquel nos comenta que la lucha es constante, “la búsqueda de financiamiento, y la falta de estos, son el acicate para la renovación y la creación de espacios alternativos para la generación de audiencias afines”.

IMG_0066La Rendija es un proyecto que surge en la ciudad de México en 1988, dirigido por Raquel Araujo y Oscar Urrutia, quienes después de haber trabajado con varios actores y haber presentado diferentes obras quedan como el núcleo del grupo.

El proyecto “La Rendija” surge en 1988 en la Ciudad de México como un proyecto de estudiantes de artes escénicas de la UNAM en el cual “se plantea la amistad como un enlace teatral que le apuesta a las pequeñas audiencias y la creación de comunidades de participantes que vean a los grandes clásicos del teatro universal desde el concepto de La Rendija”, en el que “el contacto directo con el público es de primordial importancia así como que los repertorios sean acordes a los actores y su público”.

Conforme le platica progresa otros miembros del grupo de trabajo se van integrando y nos dicen que las principales líneas de acción del proyecto giran alrededor de la importancia a la diversidad y la identidad, en donde se busca la interacción con otros grupos a través de la creación y la participación en festivales de teatro, la promoción de grupos invitados, la creación de grupos residentes, así como las coproducciones, clínica de proyectos y talleres, todos bajo el concepto de “casa abierta” que les permite una mayor interacción con la comunidad.

IMG_0074Consulta www.rendija.net donde puedes encontrar información detallada de todos los eventos que se llevan acabo en este espacio alternativo.

Entre sus producciones más recientes podemos disfrutar la experiencia de obras como “Bacantes. Para terminar con el juicio de dios”; “Don Quijote, Historias Andantes”; “Perro de Casa” y otras que  se pueden consultar en la cartelera de su página: www.rendija.net.

La Rendija SEDE 50/51, Laboratorio de arte escénico, se encuentra en la calle 50 número 466 esquina con 51, Centro, en Mérida, Yucatán. El grupo lo integran: como Productor General: Oscar Urrutia Lazo, Dirección Artística: Raquel Araujo, Clínica de Proyectos y Enlace: Tomás Gómez, Difusión y Medios Digitales: Aída Barrera, Coordinación General: Andy Castro, Coordinación Técnica: Pepperino Oligor, Jefa de Foro: Paola Peniche, Relaciones Públicas y Taquilla: Isabel Cervantes, Administración: Karla Piña y Mantenimiento y Tramoya: Miguel Ku.

______________________________________________________________________________________________________________
Elaborado por equipo 2:
Andrés Tinoco, Aniria Nava, Danielle Albertos, Orlando Cámara, Sergio Núñez y Víctor Belmont

Centro Cultural Dante. El divino arte de promover la cultura.

Dante_Cultural_2014_Blog

El sábado 22 de febrero a las 10:00 horas, los integrantes del Diplomado en Marketing y Gestión Cultural, tuvimos la oportunidad de visitar las instalaciones del Centro Cultural Dante y de poder conocer de viva voz del señor Adolfo Fernández, coordinador de la parte editorial, cómo surge y cómo funciona Dante, como grupo de empresas, así como el centro cultural mencionado.

En relación a lo anterior, Adolfo nos dice que la empresa Dante tuvo su origen en las librerías y surge como un proyecto familiar hace 35 años. La primera empresa subsidiaria de las librerías es la Editorial que nace hace 27 años, como un medio de obtener publicaciones difíciles de conseguir o por la necesidad de hacer ediciones propias, de acuerdo a los requerimientos del mercado que atiende. Parte de estos productos están dirigidos al mercado turístico que visita la península.

El centro cultural inicia hace 19 años, con el propósito de contar con una librería que brindará otro tipo de servicios, como son los culturales. Contaba con una sección infantil, una de música, el auditorio y la cafetería. Se han realizado en estos espacios presentaciones de libros, seminarios, obras de teatro, exposiciones, conferencias, etc.

Cada área cuenta con su propia administración, por lo que se manejan de manera independiente, aunque existe una administración central. Esto les da cierta autonomía en la realización de sus proyectos.

El último proyecto es la empresa dedicada a desarrollar productos para el mercado turístico, como son los libros que vienen acompañados de algún elemento armable. Estos libros atraen la atención tanto del público infantil y juvenil, así como de los adultos que en ocasiones son coleccionistas. Como ejemplo tenemos los libros que vienen con elementos armables de edificios históricos o coloniales, animales, coches y diferentes elementos regionales. Este tipo de productos se vende más en zonas turísticas, donde no se venden otro tipo de libros. A este se le conoce como el Dante Interactivo, el cual ha encontrado su propio mercado, permitiéndole tener cierta autonomía financiera.

Dante_Cultural_2014_Blog_2

En total son cuatro tipos de empresas,  los que conforman los negocios del Grupo Dante.

Administrativamente tiene un director general al cual reportan los avances en los proyectos que realizan, pero manteniendo cada área su autonomía.

Los proyectos editoriales están pensado de acuerdo a los recursos que puedan genera para la librería; de igual manera, el financiamiento de estos proyectos están relacionado con el flujo de recursos que se obtienen. La librería compra en aproximado el 70 por ciento de la producción editorial, por lo que los recursos de la editorial dependen en gran medida de los resultados de venta de las librerías.

Antes de lanzar un libro al mercado, realizan una valoración de acuerdo a distintas fuentes de información, en base a las experiencias de las personas que conforman la empresa, aunque no cuentan con un sistema riguroso de estudio de mercado.

En términos generales hace 25 años se hablaba en términos administrativos y más del proyecto cultural, actualmente se habla también en términos de una metodología para el posicionamiento de un producto en el mercado, con un estudio previo y planificado, con el propósito de lograr el éxito en el proyecto.

Librerías Dante no ha incursionado en la publicación de libros electrónicos, aunque se ha demostrado el éxito que han tenido conocidas marcas posicionadas hoy.

En cuanto a la competencia, ésta no les ha afectado, ya que mantienen su público y no se ha mermado sus ganancias. Aunque no cuentan con programas para captar nuevos públicos.

Adolfo reconoce que hay una deficiencia de parte de Dante en cuanto a que no han trabajado en el mercado virtual. Su página web se armó hace tres años, pero no es muy completa, ya que sólo puedes comprar a través de ella los libros de la editorial pero no de otras editoriales.

Entre sus estrategias están el ofrecer al público libros importados que no se encuentran en otras librerías; así como, dar precios competitivos y participar en ferias y eventos para promocionar a Dante.

Dante es una empresa regional muy apreciada por muchos y que esperamos pronto nos de la sorpresa de estar incursionando en el mercado virtual; incluir en sus estrategias programas de captación de nuevos públicos, una página web completa, con la información de las cuatro empresas integradas, para que reafirme su posicionamiento y marca en el mercado, y se mantenga como una empresa líder en la Península de Yucatán.

El Centro Cultural Dante está ubicado en calle 17 No. 138-B 1er. Piso. Por prolongación Paseo de Montejo. Itzimná. Tel. 26 45 66

______________________________________________________________________________________________________________
Elaborado por equipo 2:
Aniria Nava, Danielle Albertos, Orlando Cámara, Víctor Belmont, Andrés Tinoco y Sergio Núñez.