La rendija y la poética del espacio

image-4Desde su formación en la UNAM en 1988, “La rendija” se presentó como un proyecto innovador en artes escénicas, una nueva forma de hacer teatro no sólo preocupados por la calidad de sus actuaciones, sino por la creatividad en los montajes, apostando desde sus orígenes a un trabajo escénico que rompiera con la ficción y dejará al descubierto espacios que el teatro tradicional muchas veces oculta.   

Con su llegada a la ciudad de Mérida en 2001 se posicionan como uno de los grupos alternativos más representativos de puestas en escena poco convencionales.

Capitaneados por Raquel Araujo y Oscar Urrutia, “La rendija” que toma su nombre de los textos de Julio Cortázar, se ha transformado con los años en un grupo mucho más grande y multidisciplinario, apoyados en 2004 por el programa “México en escena” abren lo que sería su primer espacio en Mérida;  Escena 40° proyecto que pese a su fortaleza artística es cerrado por falta de recursos. En 2009 con esfuerzos de todo el equipo y de manera independiente inauguran la rendija sede 35, espacio que siguiendo la línea de la agrupación  toma  una casa antigua en el centro de la ciudad como escenario.

Es hasta 2012 que la Rendija se traslada a lo que es hoy su actual “sede 50/51 laboratorio de arte escénico”  lo más cercano al sueño que Raquel Araujo tiene aún en mente construir.

La visita.

Con un cálido recibimiento Raquel Araujo da la bienvenida el grupo del diplomado en Marketing y Gestión Cultural, hablando todo el tiempo con gran emoción del proyecto. Sentados en la nueva gradería con vista a la escenografía de “Los días felices” (obra imperdible basada en el texto de Samuel Beckett), se aprecian los techos altos, las cortinas en las puertas, el piso de concreto, las paredes desnudas, el cableado de la iluminación, etc., todo lo que forma parte de lo que Raquel ha optado por llamar “la poética del espacio” y es que “La rendija” parece más un laberinto que un teatro, te podrías perder en una aventura de exploración entre sus cuartos y escenarios, esto es lo que permite que las puestas en escena sean tan variadas y fuera de lo común. “Nunca pensaríamos en cambiar el piso y poner uno de madera, nos gusta lo que este espacio transmite tal y como es”, afirma Raquel.

Cada espacio ha formado parte de la historia de “la rendija”, todo aquello que conforma el lugar está hecho con el esfuerzo y la sensibilidad creativa del grupo, pero también se han preocupado por que el público se sienta cómodo y acogido.

El dinamismo de los escenarios no permite las puestas tradicionales, “la rendija” es todo menos un teatro como habitualmente lo conocemos, pero esto no quiere decir que hayan olvidado a los clásicos de la dramaturgia, además del teatro alternativo, experimental y postdramático, también nos ofrecen adaptaciones de los clásicos pero desde una perspectiva única que deja ver el sello de identidad de “La rendija”.

Pese a ser una agrupación rupturista en muchos sentidos nunca se han olvidado del público, replanteandose desde su llegada a Mérida la manera de crear y llevar su arte a la gente para entrar en diálogo, manteniendo una clara visión artística en potenciar pequeñas acciones que generen un impacto profundo.

En los últimos años han formado redes de vinculación gracias a su programa de grupos residentes e invitados en donde hay un intercambio de conocimientos escénicos con artistas de primera clase de distintas partes del país, y algunas participaciones internacionales, tratando en la medida de lo posible de apoyar 100% a los proyectos jóvenes que emergen en la ciudad.

“El trabajo que hacemos es un trabajo de resistencia, creemos en el trabajo en red y creemos que estas redes pueden interactuar de manera propositiva tanto con instituciones como con empresas privadas y con la ciudadanía”

Raquel Araujo

imageAl final del día, pese a que la lucha por mantener económicamente el proyecto es constante y que cada uno de los miembros debe ocuparse en otras actividades para seguir dedicado al teatro, en “La rendija” no parecen preocupados por llenar un teatro de formato tradicional, o en cobrar altas cuotas a los asistentes, sino en la degustación, siempre placentera, de las pequeñas audiencias y de los encuentros cercanos con cada espectador.

Todo queda dicho con las palabras de Raquel, y lo que no se alcanzó a decir lo dicen las paredes, el piso, los cables…  “ La poética del espacio”

Equipo 1: Sergio Aguilar, Paula González, Carmen López, Ariadna Medina, Mariana Pech  y Alejandra Said

Advertisements

One thought on “La rendija y la poética del espacio

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s